El fin de semana del viernes 8 al Lunes 11 de noviembre  el equipo de operadores de campo de InfraRural realizó la última etapa de monitoreo de los dispositivos rocket que se construyeron en septiembre de este año en la comunidad de Ixtepec en el estado de Oaxaca.

El proyecto de trabajo que se realizó en colaboración con Fundación Origen A.C. se enfocó en atender a mujeres que a dos años del sismo del 7S aún no han logrado recuperar la normalidad de sus vidas y requerían un dispositivo eficiente para preparar sus alimentos.

Los dispositivos rocket se construyeron dentro de un programa piloto para conocer la viabilidad de su construcción individual sin la estructura completa de una estufa Xalpaneca y donde los datos arrojados por los instrumentos de evaluación aplicados indican que pese a la alta eficiencia del codo rocket, los procesos y tradiciones culturales tienen una alta influencia en la forma en que se cocinan los alimentos y que varían ampliamente en cada comunidad, región y cultura.

La estufa Xalpaneca tuvo sus orígenes en la comunidad de Xalpatláhuac en la región montaña de Guerrero y en las comunidades donde se ha replicado ha sido positivo su proceso de adopción por parte de las usuarias ya que la estufa se adapta a sus tradiciones y patrones culturales.

Es así que en las comunidades del istmo en el estado de Oaxaca los patrones culturales marcan el uso predominante del horno de comixcal u horno zapoteco. En la comunidad de Unión Hidalgo se desarrolló en 2018 un proyecto de construcción de 25 hornos junto con la hornilla rocket lo que fue una gran aportación de desarrollo de tecnología enfocada en las comunidades rurales y que fue apropiada con éxito por las usuarias.

De este modo, el proyecto de construcción de 16 dispositivos rocket como programa piloto en Ixtepec nos arroja valiosa información para conocer mejor las tradiciones, uso, apropiación y conservación de los dispositivos para plantear la necesidad de innovaciones tecnológicas que atiendan a los requerimientos de las mujeres de Ixtepec, Oaxaca.

En el desarrollo de este proyecto realizamos la donación y construcción, a la señora Cristina Palomec, de una estufa Xalpaneca para medir del mismo modo su proceso de uso, adopción y apropiación. Por último, InfraRural también realizó la donación de dos hornos de comixcal a las señoras Rosario Antonio y Julia Toledo a quienes les era sumamente necesario para la elaboración de los alimentos para sus familias y que aún no habían sido beneficiadas con un horno después del sismo.

El compromiso de trabajar con las comunidades de México, de buscar dispositivos que se adapten a los patrones culturales de las comunidades y plantear procesos de innovación sigue siendo uno de los principales objetivos de InfraRural en su visión de trabajo en las comunidades rurales de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.