Con el compromiso de crear con las comunidades de México alternativas tecnológicas, ante las problemáticas que genera el uso del fogón abierto —que afecta la salud de miles de mujeres y sus familias en el país—, durante septiembre de 2015 InfraRural construyó estufas eficientes de leña modelo Xalpaneca, donde trabaja Centéotl A.C., en San Antonio de la Cal, Santana Zegache y Santiago Apostol pertenecientes a la región de Valles Centrales en Oaxaca.

Estas estufas fueron construidas como parte de nuestro programa integral de tecnología apropiada para las comunidades rurales, que contempla diferentes etapas de monitoreo. Después de más de tres años de su construcción, del 17 al 19 de mayo de 2019 realizamos un Monitoreo de Uso Sostenido, reafirmando nuestro compromiso con estas comunidades. Nuestro programa tiene como principio el trabajo de larga duración en cada comunidad en la que intervenimos, por lo que tenemos como una tarea fundamental garantizar procesos de apropiación tecnológica que se logran a través del trabajo comunitario y el monitoreo constante y de largo plazo del proyecto.

Entre los resultado del proceso de monitoreo, comprobamos el éxito del proyecto al encontrar un impacto positivo en la apropiación tecnológica por parte de las usuarias en estas comunidades de Oaxaca: las estufas están en buen estado, a pesar de ser utilizadas de manera constante, lo cual indica se les ha dado un mantenimiento y cuidado constante. De acuerdo con testimonios de las usuarias, aseguran que los beneficios han sido el ahorro económico y de leña superando el 75% de ahorro con respecto a su situación anterior a tener la estufa, además, mencionan diferentes beneficios directos a su salud y la de su familia al no respirar el humo producto de la combustión y no registrarse problemas de rodillas y espalda al abandonar la postura incómoda por cocinar a nivel del suelo. Asimismo, no se registran accidentes de quemaduras y se observa un ambiente de trabajo fresco en la cocina; todo ello gracias a los materiales aislantes que evita que se calienten los laterales de la estufa y el fuego esté controlado en las cámaras de combustión.

Por otro lado, la contribución con el ambiente ha sido la mitigación de 7.1 toneladas de CO2 por cada dispositivo instalado.

Gracias a la versatilidad y adaptabilidad de nuestra tecnología, que respeta las formas propias del cocinado en las comunidades, hemos contribuido en el desarrollo de una actividad económica de la región: la producción de tlayudas, pues la mayoría de nuestras usuarias son mujeres dedicadas al comercio de tlayudas —tortilla tradicional de los valles de Oaxaca que miden alrededor de hasta 35cm de diámetro—, las cuales son elaboradas en la estufa Xalpaneca que ha sido adaptada a las necesidades de las usuarias que utilizan comales de hasta 85cm de diámetro.

En el testimonio de Cleotilde, productora y exportadora de tlayudas, comenta que la estufa la ha utilizado de manera prolongada de entre 8 a 10 horas diarias con un fuego intenso, señalando que su estufa ha tenido una mayor durabilidad y que ha gozando de los beneficios antes mencionados.

El Monitoreo de Uso Sostenido de la tecnología en las comunidades es un factor que ha permitido cumplir con una fase de evaluación cuantitativa y cualitativa, que verifica y garantiza el tiempo de vida de nuestra tecnología, la apropiación tecnológica y el uso correcto de la misma, además de cumplir con una de las etapas más importantes de los procesos de intervención comunitaria que permiten contribuir con el desarrollo comunitario de una forma integral.

Finalmente, informamos que el proceso de monitoreo se realizó en el marco de nuevos proyectos en otras comunidades del país y se ha logrado gracias a las donaciones de personas como tú que confían en el trabajo y compromiso de InfraRural.

Apóyanos para llevar este proyecto a más comunidades de la zona centro de Oaxaca y las zonas más alejadas del país: http://infrarural.com/dona

Comenta nuestro contenido