#ÉxodoMigrante | El día 6 de Noviembre a las dos en punto nos trasladamos en una caravana para hacer entrega del acopio que el pueblo solidario estuvo donando en el cubículo estudiantil GAR del Anexo de Ingeniería, UNAM.

La entrega se realizó en el albergue ubicado a un costado del metro ciudad deportiva, donde se encuentran refugiados alrededor de unos 4 mil migrantes del éxodo de más de 7 mil personas que viene atravesando México desde Honduras.

La llamada “Caravana Migrante” no es un “fenómeno extraordinario” sino un verdadero éxodo de centroamericanos quienes buscan refugio, seguridad, comida, empleo, educación, salud, vida digna.

Son hondureños, jamaicanos, guatemaltecos, nicaragüenses, salvadoreños, todos trabajadores internacionales, que vienen avanzando y a su paso se suman una buena cantidad de mexicanos que comparten las mismas condiciones de marginación, y quienes también han esperado una oportunidad de cruzar hacia Estados Unidos.

 

Aunque a su paso muchos mexicanos, el gobierno de Peña Nieto, Guatemala y Honduras han evidenciado su sumisión a los Estados Unidos y han demostrado su racismo y xenofobia, el apoyo del pueblo mexicano consiente y solidario se hace notar. En el albergue no para de llegar la ayuda, estudiantes organizados, asociaciones civiles, trabajadores, empresas sociales, y la sociedad en general, no han parado de movilizarse para juntar víveres y llevar brigadas de atención a los albergues. El día de hoy verificamos que incluso la ropa comienza a acumularse, más siguen habiendo cosas específicas que faltan, especialmente mochilas, zapatos, calcetines y ropa interior.

Desde InfraRural, Rosas Rojas, Grupo de Acción Revolucionaria y la Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México agradecemos todo el apoyo brindado y llamamos a que continúe una amplia solidaridad con el éxodo migrante a su paso por México.

Nosotros seguiremos en la lucha por un mundo mejor, caminando con nuestros compañeros migrantes y nuestras comunidades que viven en condiciones de marginación y rezago, que han sido históricamente oprimidas y han pagado el costo de las decisiones de los gobiernos que les niegan el derecho al trabajo, a la educación, a la salud y a una vida digna.

 

Comenta nuestro contenido