Este 10 de Agosto inicia la Asamblea Juvenil donde se discutirán los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) planteados por las Naciones Unidas. Las discusiones principales serán en torno al tema de la pobreza, el calentamiento global, la inclusión social y las alianzas globales.

InfraRural quedó seccionado para representar a México en esta Asamblea gracias a la participación de muchos compañeros y miembros de diferentes comunidades de la República Mexicana. Nuestra experiencia nos permitirá aportar a la discusión de los ODS que dictarán las agendas de los gobiernos durante los próximos 15 años y que, a diferencia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de los pasados quince años, pretenden “incluir” a los llamados “países en desarrollo”. Por ello, creemos que desde México tendremos que ser muy críticos con estos objetivos.

Debemos dar voz a todas las experiencias que nos muestran que el camino no es la adaptación o la copia de los modelos hegemónicos que pretenden modernizar las comunidades sin tomar en cuenta la multiculturalidad, el contexto político y social que se vive.

El primer ODS se titula ” Poner fin a la pobreza” y marca como principales metas reducir la mitad de la pobreza mundial, asegurar la protección social, y promover la resilencia de los pobres y las personas en situación de vulnerabilidad.

Como primer punto a discutir es la manera en como se caracteriza y pretende medir y acabar con la pobreza. La pobreza no es solo un tema de cifras e indicadores, responde a un contexto político y social que no podemos ignorar. Erradicar la pobreza a través de números que pretenden modernizar a las comunidades invisibiliza y anula los derechos de las comunidades campesinas e indígenas.

Sostenemos que es necesario romper con la idea de que los cambios surgen desde afuera, desde arriba o desde abajo de la comunidad; más bien, que surgen desde el seno de la misma a partir de la crítica y la acción cooperativa.

 

 

Comenta nuestro contenido