El día 25 de marzo un equipo conformado por coordinadores de InfraRural junto con voluntarios y prestadores de servicio social de la Universidad Autónoma de Chapingo, partieron rumbo a las comunidades de Huizachal, Chiapas y Unión Hidalgo, Oaxaca. El objetivo de este voluntariado fue dar una continuidad a la “campaña por la reactivación económica de Oaxaca y Chiapas” que comenzó a finales de septiembre del año pasado, para dar una respuesta organizada y de largo alcance a los acontecimientos desastrosos del temblor de 8.2° del 7 de Septiembre, que afectó gravemente a las comunidades del Istmo de Tehuantepec —siendo ambas de las más afectadas de la región—. Ver le video de la campaña publicado en donadora.

La campaña por la reactivación económica de las comunidades tuvo como propósito la construcción de hornos zapotecos (zuquí en zapoteco del istmo), debido a que en ambas comunidades los hornos tradicionales de cocinado fueron dañados o fracturados por completo. Estos hornos son primordiales para las familias ya que son necesarios para la producción de totopos, la cual es una de las principales actividades económicas de la región. Por lo cual se lanzó una campaña en donadora, que finalizó en el mes de enero, para ajuntar los recursos y hacer posible la meta de beneficiar a 50 familias (25 de Huizachal y 25 de Unión Hidalgo). Después de esto, se mandaron a hacer los hornos con artesanos de la región, y dado que éste es un proceso artesanal tardado (hasta 4 días por horno) se tuvo que esperar a que éstos estuvieran listos.

 

Una vez terminados los hornos, nuestro coordinador de planeación de proyectos Ernesto Juárez, se trasladó a las comunidades el día 13 de marzo para organizarse con la población y preparar las condiciones para el voluntariado. Todas estas acciones fueron posibles gracias a la coordinación con la Red de Solidaridad Binni Gubiña (en Unión Hidalgo) y el Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa (en Huizachal), con quienes se mantuvo una comunicación constante. (Para saber más sobre las etapas previas al voluntariado te invitamos a consultar: AVANZAMOS EN LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA DE OAXACA Y CHIAPAS)

 

El trabajo de intervención en las comunidades, a pesar de haber surgido ante la emergencia del sismo, mantuvo las etapas que desde InfraRural consideramos son primordiales desde una perspectiva de apropiación tecnológica, por lo cual se contemplaron etapas de viajes exploratorios, diagnósticos participativos y situacionales, y una etapa de sensibilización con la población.

Gracias a las actividades desarrolladas, y por la comunicación con las organizaciones antes mencionadas, pudimos observar que, además del horno zapoteco, las familias también tenían un alto grado de uso de leña como combustible para el cocinado y utilizaban el tradicional fogón de tres piedras, sin embargo su uso era frecuente en el cocinado con ollas o comales pequeños, a diferencia de Guerrero u otras zonas de Oaxaca (como la Mazateca) en donde se utilizan comales grandes. Por estas razones se planteó, en colaboración con los prestadores sociales de Chapingo, un modelo de estufa u hornilla que pudiera responder a las necesidades de la población, mejorara la eficiencia energética del cocinado, beneficiara la salud y medio ambiente, y contemplara un diseño práctico para construirse junto con el horno zapoteco. Cabe destacar que la construcción de la hornilla se planteó de manera opcional a las familias, ya que se ha demostrado que si esto no ocurre de esta manera la tecnología difícilmente será apropiada.

 

De esta manera el 26 de Marzo comenzaron las actividades de construcción en la comunidad de Huizachal, Chiapas; en donde se construyeron un total de 25 hornos zapotecos y 25 hornillas de alta eficiencia energética. Posteriormente se trasladó el equipo a la comunidad de Unión Hidalgo, Oaxaca en donde se construyeron otros 25 hornos zapotecos y 25 hornillas; dando como cifra final la construcción de 50 hornos zapotecos y 50 hornillas de alta eficiencia. Con lo cual se podrá restablecer la producción de la principal actividad económica y culinaria tradicional de la región, se beneficiará a un total de 250 personas ,-que además de recuperar su fuente de ingresos, tendrán un impacto positivo en su salud-,  se salvarán un promedio de 1,600 árboles, se ahorrará hasta en un 80% la cantidad de leña, y se mitigaran aproximadamente 360 toneladas de CO2*.

 

En ambas comunidades se contempló una etapa de presentación con la comunidad; construcciones colectivas para capacitar a las usuarias de los dispositivos, miembros de la comunidad y voluntarios; y para finalizar una muestra de encendido de los hornos y hornillas. Las etapas y actividades realizadas permiten que la tecnología construida pueda ser potencialmente apropiada por la población; es importante que la comunidad se organice, participe y aprenda durante las construcciones para posibilitar que ellos puedan construir, modificar y transformar los dispositivos.

 

Después de 4 días de trabajo se realizó una actividad de esparcimiento con los voluntarios para degustar la comida tradicional, convivir, intercambiar experiencias y aprender un poco de la cultura. Al finalizar  se hizo un acto de cierre con la comunidad, que resultó ser muy agradable y enriquecedor para todos los que participamos en este proyecto. En este acto los miembros de la Red de Solidaridad Binni Gubiña, expresaron su agradecimiento a InfraRural externando que hemos sido los únicos que han cumplido con los proyectos de apoyo a la población. Cuestión de la cual estamos muy orgullos, y que fue posible gracias a la organización de la comunidad y el apoyo de la sociedad civil.

 

Finalmente, el día 30 de marzo terminó oficialmente el voluntariado y se realizó una visita a una laguna, el 31 de marzo regresaron a casa. Estamos muy contentos de haber cumplido nuestra meta y finalizado con éxito esta campaña. Nos motiva a seguir desarrollando proyectos de trabajo comunitario, implementando tecnologías sustentables para comunidades rurales; buscando que nuestros proyectos tengan siempre una visión de trabajo comunitario con el objetivo de permitir la apropiación real de la tecnología.

A nombre de las familias beneficiadas, agradecemos a todas las personas que con su apoyo en difusión, con donaciones o colaborando en las jornadas, hicieron posible este proyecto.

¡Te invitamos a seguir apoyando nuestros proyectos: infrarural.com/dona!

*Las cifras dadas están basadas en análisis de datos de dispositivos anteriores, en el caso específico de este diseño tendrán que verificarse con la sistematización de la información recabada.

Comenta nuestro contenido